viernes, 29 de abril de 2011

La loca

El otro día fui al shoping a buscar un buzo que había reservado. Después de haber buscado mi hermoso buzo fui a la parada a esperar el maldito colectivo, tardo en llegar 30 minutos.
Durante esos 30 minutos paso algo rarisimo.

Llego a la parada y había una mina de unos 55-60 años hablando con un tipo.
A los 10-15 minutos el tipo la saluda y se va.
Instantáneamente la mujer se da vuelta y me pregunta si viene el colectivo. Yo pensé: vos sos ciega? No tenes bastón. No lo ves, no viene. Pero dije: no.
Al minuto me dice: me podrías paga el boleto (mientras me da daba las monedas), porque sufro ataques de pánico y me pongo nerviosa.
Yo sabia que algo le pasaba.
Pensé: la re puta madre, a mi sola se me pega esta gente.
Dije: si, dame.
Me vuelve a preguntar si venia. Ahí me dieron ganas de preguntarle si era pelotuda. No lo ves, no vienen.
Pero le dije que no, y agregué que siempre venia lleno. Como para que se vaya haciendo la idea de que había mucha gente.
Ella contesto: Si, no te preocupes con esta panza me dan el asiento porque creen que estoy embarazada, y yo me siento.
Pensé: esta es garca o boluda? Encima tenes como 60 años, creo que te lo dan por vieja mas que por embarazada.
Pero no dije nada.
Me volvió a preguntar mas o menos 4 veces si venia. Pero no contesté.
Al rato en una de las tantas veces que pregunto le respondì: mira que tarda en venir.
Contesto: ay si parece que lo hace apropósito la puta madre.
Y yo con mi mejor cara de nada.
En eso aparece a lo lejos el colectivo y la señora que estaba atrás mio le avisa a los gritos "Ahí viene".
La mina automáticamente. se para en el cordón de la vereda con el brazo levantado. O sea el colectivo estaba a dos cuadras.
Pero la cosa no termina ahí.
La mina sube y saca boleto ella. Antes de subir me pidió las monedas. Parece que solo le molestaban en la mano, no se.
Mientras ella sacaba boleto, en el primer asiento, una mamá le dice a su hija de mas o menos cinco años que le de el asiento que está embarazada.
A la forra del orto le funciono.
La nena le contestó a la madre: a mi me parece que está gorda no embarazada.
A mi me dieron ganas de decirle a la madre que los chicos no mienten. Pero solo me rei mientras sacaba mi boleto.
La madre obvio reto a la nena y le dio el asiento.
De lejos pude escuchar como la nena interrogaba a la loca con el sexo, el nombre, el padre, los padrinos, los tíos, la ecografia, el ADN. La nena no paró de hablar un segundo.
Después de todo la loca tuvo su merecido, creo que fue el peor viaje de su vida.

5 comentarios:

  1. A mí me pasa lo mismo.
    Me cruzo con esa gente que da escalofríos y una, educada, le sigue respondiendo preguntas pelotudas con su mejor cara y hace lo que le piden.
    Terrible.

    ResponderEliminar
  2. "a mi me parece que está gorda no embarazada" es genial!

    ResponderEliminar
  3. Cora, y si, cualquiera la mina. Beso.
    Canela, un día me voy a revelar contra esa gente, ya van a ver (?) Beso.
    Ale, no pude contener la risa. Beso.
    Azelais, sin dudas. Beso.

    ResponderEliminar