lunes, 1 de agosto de 2016

Gritar

Desde ayer, cuando llegamos de pasear, que con cada abrazo desde adentro mío gritaba "no te vayas".
No te vayas.
La súplica constante que no pude decir.
La necesidad de tenerlo conmigo siempre.
No te vayas.
Con el correr de las horas el grito que se me quedaba trabado en la garganta era cada vez más fuerte.
Me dolía ahí donde no podía sacarlo.
Quedate conmigo.
Llegó la hora y adentro mío era un solo grito desesperado de no me dejes.
No te vayas.
Hasta que no aguanté más y el grito se hizo lágrimas.
Quedate conmigo.
Quería gritárselo en la cara y pedirle por favor que no se vayas.
Pero se tenía que ir. No podemos cambiar nada por ahora.
Suele ser difícil pero soportable.
Hasta hoy.
Tengo un grito atragantado.
No te vayas, quedate para siempre conmigo.
Se fue.
Y el grito salió en forma de lágrimas. No podía parar.
Hasta que salí del aeropuerto y el viento frío me secó la cara de golpe.
Reaccioné y dejé de llorar.
Nos vemos en algunos días y otra vez va a estar conmigo.
Por ahora nos tenemos así, poquito pero intenso.
Esa intensidad me da ganas y aguanto.
Me banco los kilómetros.
Hasta que se quede conmigo, para siempre.

domingo, 26 de junio de 2016

Qué hago?

Mis viejos están de viaje.
Justo que mis viejos no están tengo que pensar y decidir qué hacer con mi vida.
Es ahora o nada.
Se presentó la oportunidad perfecta para mudarme sola.
Lindo departamento, barato, dueño directo, sin expensas, un mes de depósito, sin garantía.
Genial.
Qué hago?
Eventualmente iba a hacerlo.
Tengo ganas de pasar por eso. Como toda persona intentando ser adulta.
Pero así de repente no era la idea.
No sé qué hacer.
Soy bastante pensante y trato de racionalizar mucho todo.
Sobre todo esto.
Qué hago?
Pensé mil pros y mil contras.
Todavía no me decido.
Hablé con amigas, lo vivo descerebrando a Lolo con el tema.
Tengo mil dudas.
Soy bastante desapegada con mis viejos. A veces quizás me paso un poco. Pero los necesito. Como cualquiera.
Se me pasan un montón de cosas por la cabeza.
Lo único que necesito es hablarlo con  mis viejos y que me ayuden.

MAMÁ VOLVÉ, NO SÉ SI QUIERO SER ADULTA!

lunes, 6 de junio de 2016

Qué pasa si

Un montón de veces en el día pienso, qué pasa si dejo la facultad?
Mis viejos me fajan literalmente.
No quiero dejar de estudiar, pero qué pasa si?
Y si renuncio? Qué pasa si renuncio?
No sé quién pagaría las deudas, ni quién ahorraría plata para mudarme, quién me pagaría las Gomul?
No quiero dejar de trabajar, pero qué pasa si?
Si dejo de comer carne qué pasa?
Bajo de peso más rápido? No voy a poder correr lo suficiente? Me voy a desmayar por la anemia?
No quiero dejar de comer carne, pero si dejo?
Qué pasa si doy de baja todas las redes sociales?
Voy a ser más productiva? Voy a estar menos conectada con mi novio? Me voy a perder muchas cosas?
No quiero dar de baja las redes, pero qué pasa si lo hago?

Un montón de veces en el día pienso. Algunas veces me animo.

sábado, 4 de junio de 2016

Revelación

Tengo 27 años y me sobran los dedos de las manos para contar con cuantos pibes estuve.
Muy distintos todos. Siempre la misma yo.
Claro que me gustaba estar con cada uno de ellos.
Aunque siempre había algún momento en el que me sintiera incómoda. Aunque tengamos confianza y esté tranquila con el otro.
Quizás me molestaba que me abrazara de tal o cual manera, o que me hiciera mimos de tal modo, que me tocara el pelo no sé. Un montón de cosas que me hacían querer correrme o irme.

Hace poquito me di cuenta (o lo racionalice) que con mi novio no me pasa nada de todo eso. No me pasa desde el día 1, desde que somos amigos hace no sé cuántos años. 
Con él disfruto, me relajo y me gusta que me cuide, me mime, me toque o me coja como no me gustaba que lo hicieran antes.
Me relajo 100% con él, me dejo llevar. Me siento cómoda de todas las maneras posibles.
Si, recién despierta toda despeinada también.

Entonces hay una nueva yo, ahora soy otra o es él que genera eso en mi?
Estoy segura que las dos cosas. Es la nueva temporada.

viernes, 27 de mayo de 2016

Lejos

Estar lejos nos mantiene unidos de un montón de maneras diferentes y efectivas.
No nos vemos todas las veces que queremos. Ni nos damos todos los besos que tenemos ganas.
Me quedan un montón de abrazos pendientes.
Un montón de veces es una cagada.
Nos tenemos todo el tiempo que queremos. Siempre estamos para el otro, para todo.
Y todo es todo.
Estamos lejos pero nos tenemos.
Hay una sola manera de estar juntos todo el tiempo.
Hablar. 
Y nos necesitamos tanto que hablar se potencia.
Hablamos de todo lo que nos pasa, lo que sentimos, los miedos, lo que nos hace felices, nosotros.
Instantáneamente queda opacado el quedarnos sin abrazos.
La distancia nos fortalece. Nos nutre.
No estoy enojada con los kilómetros, a veces los odio.
Así como todo lo que nos pasa, son etapas y procesos.
Esta no está tan mal.

lunes, 23 de mayo de 2016

Chefa

Estoy segura que hice las mejores empanadas de mi vida.
Soy una cocinera termino medio.
Sé hacer dos o tres cosas básicas y las voy combinando.
Una ladri.
Estos últimos tres días estuve cocinando bastante.
No, panchos no.
Salchiempanadas tampoco.
Cociné rico, comí mucho y tomé vino.
Me imagino cocinando para Lolo y retándolo porque me roba comida, que lo dejo que me robe.
Pobre, está condenado a comer mi comida medio pelo y a poner cara de comer la mejor comida de su vida.
Mañana sigo practicando, hasta el guiso de lentejas no paro.

domingo, 22 de mayo de 2016

Nueva temporada

De verdad pensé que no iba a volver acá.
Pero acá estoy. No fue punto final, fue punto y aparte.
En este nuevo párrafo de mi vida cambiaron algunos rótulos.
Salió el personaje mejor amigo y entró el personaje novio.
O bueno mejor amigo evolucionó a novio.
Yo soy otra yo.
Soy la mejor versión de mi.
O quizás no, pero me siento así.
El cambio de personajes me hizo feliz como pensé que no se podía.
Empieza la temporada preferida de mi vida.